Renace El Fiorentina

El renacimiento del Fiorentina Fútbol Club, anunciado esta semana, es una extraordinaria noticia para el Caquetá.

Según sus promotores, en dos meses se iniciará la conformación del equipo, con miras a participar en el segundo semestre en el torneo de la Liga Postobón.

El renacimiento del Fiorentina Fútbol Club, según lo anunció el director del Instituto Municipal de Deportes, Franklin Benavides será una realidad en poco tiempo.

La meta es consolidarlo como el equipo oficial del Caquetá.

La iniciativa por supuesto que ha despertado un gran entusiasmo, incluso en los círculos deportivos.

La primera reunión a la que asistieron dirigentes de todos los sectores, entre ellos el ex jefe de la Oficina de Inspección y Vigilancia de Coldeportes Jorge Colmenares y el gerente del Deportivo del Pereira Rubén Darío Henao, revivió ese viejo anhelo caqueteño.

La iniciativa sin embargo no es fácil. Se requiere el concurso y la decisión política de las autoridades regionales, pero ante todo de la participación de inversionistas. Y no sólo locales. Es preciso contar con apoyo económico foráneo que le permita proyectarse a largo plazo. De eso depende su futuro.

El equipo no puede sostenerse sólo con los resultados de las taquillas.  Se requiere un apoyo financiero que le garantice su sostenibilidad.

Los clubes, por ser empresas atípicas,  no se gestionan para obtener valor para el accionista, ni rentabilidad. Y menos a corto plazo.

Los clubes de fútbol son hoy organizaciones manejadas como empresas que ofertan, compran y venden un espectáculo dentro y fuera de la cancha. El fútbol es por su naturaleza un producto comercial que debe venderse. Y posicionarse, sin esperar ganancias ni utilidades. Esa categoría, a diferencia de otras empresas, le marca el talante social.

Sin duda, la extraordinaria popularidad del fútbol le da una inmensa capacidad de movilización social y al mismo tiempo generador de identidad y sentido de pertenencia. El fútbol es una excelente vitrina social para todas las expresiones y manifestaciones. El fútbol como expresión regional se convierte en un patrimonio. Más que un espectáculo se convierte también en un instrumento para promover la economía, para generar ingresos. Alrededor del fútbol se generan otras actividades

Por esa dimensión social, crea sentido común, genera unidad e identidad y  se convierte en una metáfora para el bienestar o por lo menos como un vehículo de sana convivencia. El fútbol de alto nivel, además de constituirse en una oportunidad para encontrar talentos y promover talentos regionales, es otra alternativa para promover al Caquetá. Y para sembrar semilleros de paz. A sus promotores les ofrecemos nuestro apoyo. Consolidar esta iniciativa será un compromiso de todos. A eso le apostaremos. Para seguir generando liderazgo.

Comments are closed.