El suicidio… tema para hablar abiertamente

Luego de los casos de suicidio e intento de suicidio que se han presentado en el inicio del año 2012 en el departamento del Caquetá presentamos hoy un informe especial acerca de este tema.

Jhonnatan Cruz Salcedo

El número de suicidios en Florencia y Caquetá no es de los más elevados del país, pero este año 2012 inició con dos casos en los que ciudadanos acabaron con sus vidas al lanzarse al vacío desde diferentes puentes de la ciudad, mientras que un municipio cercano una joven tomó una sustancia venenosa, al parecer con el propósito de terminar con su existencia.
Por ello consultamos a Natalia del Pilar Puyo Plazas una joven psicóloga de 28 años, quien realizó sus estudios en la Universidad Inca de Bogotá y que actualmente trabaja en el Centro de Investigación y Acción Psicosocial y Comunitario de la UNAD en Florencia, alternando con el trabajo que realiza a menores que están bajo procesos de responsabilidad penal en la Fundación Horizontes.

¿Por qué una persona toma la decisión de acabar con su vida?
Generalmente son problemas familiares, laborales y económicos, en  personas que tienen algún tipo de trastorno afectivo, ya sean de tipo bipolares, depresiones mayores o personas con trastornos de ansiedad que pueden ser tendientes a suicidarse o por lo menos a tener un gesto suicida.

¿Cómo reconocer a un suicida?
Es importante escuchar, muchas veces los individuos que han tenido un gesto suicida, son personas que hablan abiertamente del tema, pero a veces las familias no le prestan atención. Lo ideal sería que la familia abordara esa situación hablando y dialogando con esa persona, sobre el por qué piensa de esa forma, si tiene algún problema, pues generalmente el suicida se calla sus adversidades y problemas.

¿Quiénes son más propensos a suicidarse?
El índice de suicidio es mayor entre adolescentes, jóvenes adultos y personas mayores de 60 años según las estadísticas. En los primeros porque apenas empiezan sus etapas y sus relaciones y en los mayores de edad porque muchas veces se sienten solos, sin redes de apoyo familiar y social, entonces es allí cuando toman la decisión de acabar con sus vidas, por ello, hay que escucharlos mucho y hablar sincera y directamente.

¿Cuándo buscar ayuda profesional?
Desde el primer momento la familia debe de ponerse en contacto con un psicólogo, pues cuando se identifique una idealización suicida, o algún integrante muestre un gesto suicida, se deben prender las alarmas y buscar la ayuda profesional.

¿Cómo superar el suicidio de un ser querido?
Es importante que después de un suceso como un suicidio en una familia, entre ellos mismos se brinden mucho apoyo, además que hay personas que sí necesitan ayuda, porque tienen sentimientos de culpabilidad, entonces desde la psicología ya se empiezan a abordar esos pensamientos de culpa y a indagar con la familia, pues muchas personas se quedan con la duda de qué hubieran podido hacer para impedir un hecho tan lamentable como el suicidio de un ser querido.
También hay que procurar trabajar para que no se queden en ese pasado, y recordarles su proyecto de vida, porque la vida continúa, entonces son terapias para dejar partir el pasado y hacer una sensibilización al respecto.

¿Cuándo medicar?
Cuando se identifican trastornos de ánimo, de ansiedad o estados depresivos mayores es importante ya el tratamiento psiquiátrico con una medicación que la realiza un experto en psiquiatría, ya que los psicólogos orientan y acompañan pero ya la formulación de medicamentos la realiza un psiquiatra.

De igual manera, dialogamos con el Padre Jaime Velásquez vicario de la Diócesis de Florencia quien reflexiona  de esta manera acerca de los casos ocurridos recientemente, “es una de las cosas más terribles que se pueden dar en el departamento, pues no se presentaban de manera frecuente en el Caquetá. A la iglesia le preocupa, porque la vida es un donde de Dios y Dios nos mandó a este mundo con inteligencia y con razón para vencer nuestros problemas, para resolver las vicisitudes que se nos presentan y para ir resolviendo nuestra vida. Así que se vuelve preocupante que la mayoría de los suicidios se presentan por decepciones amorosas, mezcladas con alcohol, entonces surge el interrogante de si nos quedó grande manejar esa parte emocional y amorosa”.
Además, el padre Jaime Velásquez agregó que, “Dios nos puso en este mundo fue a trabajar, a luchar, por eso desde la familia, papá y mamá deben prestar mucha atención a sus hijos y a las actividades que realizan, pues en algo debemos de estar fallando”.

Comments are closed.