Yadira Narváez condenada por quinta vez

El Juez Segundo Penal del Circuito de Florencia, sentenció a Yadira Narváez Marín a la pena de 164 meses de prisión, por el delito de homicidio agravado en concurso con hurto calificado y agravado.

Diana Carolina Lozano

Redacción Judicial

El hecho, por el que la mujer, conocida en el mundo del hampa, con el alias de ‘La Reina de la Escopolamina’ fue llevada a estrado, ocurrió, según la Fiscalía 11 Seccional de Florencia, el 13 de agosto de 2011, en un inmueble de la avenida Gaitán de la capital del Caquetá, cuando la condenada asesinó a Gustavo Álvarez Arriguí con el fin de hurtarle algunas pertenencias.

De acuerdo con la representante del ente acusador, Narváez Marín, quien conocía a la víctima, por cuanto eran oriundos de Solita, Caquetá, lo sedujo y luego de hacer que la llevara a su residencia, aprovechando que la cónyuge del hoy occiso había salido de la ciudad, le suministró una dosis del insecticida carbofuradán y cuando éste falleció, producto de una intoxicación aprovechó para hacerse a algunos bienes del fallecido.

El cuerpo sin vida de Álvarez Arriguí, fue encontrado por algunos familiares de la víctima, unas horas después que la condenada fraguara el crimen, en la habitación principal de la residencia, en la que las que unidades del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, encontraron dos pocillos con un poco de una bebida rojiza.

Aunque en principio, no se estableció que se tratara de un homicidio, las autoridades empezaron a sospechar, por la declaración de la esposa de Álvarez Arriguí, quien dio cuenta que del inmueble que habita su cónyuge, se habían perdido algunos bienes, entre los que estaba una alcancía con monedas de 500 pesos, una argolla de oro, una botella de whisky, 150 mil pesos en efectivo, un celular y unas lociones de mujer.

Así mismo, un examen del Instituto Colombiano de Medicina Legal y Ciencias Forenses, concluyó que el occiso había muerto por intoxicación exógena por carbofuradán, lo que confirmó la tesis de la Fiscalía.

Durante la diligencia de imputación, Narváez Marín se declaró inocente, sin embargo, el 4 de junio pasado, celebró un preacuerdo con la Fiscalía, donde aceptó ser la autora del crimen en el que le segó la vida a la víctima; negociación que fue verificada por el juez con funciones de conocimiento.

Así, previendo que la mujer puso en condición de indefensión al hoy occiso y que le truncó la vida a una persona de 55 años de edad, además de lesionar el patrimonio económico de su familia, el administrador judicial la condenó a la pena de 328 meses de prisión, pero como se evitó ser vencida en juicio al declararse culpable, se le hizo un descuento punitivo.

Así, el Juez Segundo Penal del Circuito de Florencia, sentenció a Yadira Narváez Marín a la pena de 164 meses de prisión, es decir, 13 años y ocho meses de cárcel.

A Yadira Narváez Marín, aún le queda una condena pendiente por el homicidio de un tendero, por el cual también aceptó cargos.

Comments are closed.